Vacaciones lingüísticas, ¿cómo organizarlas?

Las vacaciones lingüísticas surgen como una consecuencia directa de querer aprender un idioma y descansar al mismo tiempo. Para muchas personas las vacaciones equivalen a descanso y desconexión de sus obligaciones. Su objetivo es disfrutar de unos días de ocio en compañía, solos o en familia. Si a ese plan de descansar y salir de la rutina le añadimos el aprendizaje de un idioma de forma natural obtenemos como resultado unas vacaciones lingüísticas.

Las vacaciones lingüísticas, también llamadas vacaciones de estudio, se consideran como una oportunidad para conocer lugares nuevos, aprender un idioma, descansar y desconectar de la rutina diaria. Son unos días para disfrutar y crecer personal y profesionalmente.

Si quieres vivir esta experiencia debes conocer algunos consejos sobre todo lo que necesitas para organizar tu viaje:

  1. Elegir el lugar de destino
  2. Gestionar el alojamiento
  3. Transporte en el lugar de alojamiento
  4. Cómo aprender el idioma
  5. Seguros a tener en cuenta
  6. Visados

Si te encanta viajar y aprender idiomas, puedes encontrar  todo lo que necesitas para unas perfectas vacaciones en La Villa Lingüística en Alicante, España.

  1. Lugar de destino: ¿adónde ir?

Las vacaciones lingüísticas están condicionadas por el idioma que queremos aprender y el destino que queremos visitar. Una vez seleccionado el idioma y el país, debes considerar la ciudad o el lugar donde aprender y descansar.

Es la forma más directa de conocer el país, ya que conocerás su cultura y aprenderás el idioma de dicho lugar. Cuando planifiques tus vacaciones de estudio debes tener en cuenta también qué tipo de experiencias quieres vivir en tu lugar de destino. ¿Quieres conocer una ciudad pequeña o grande?, ¿con playa o montaña?. ¿Quieres vivir rodeado de naturaleza? Encuentra los que buscas en base a tus preferencias para que tu viaje sea lo más gratificante posible.

2. Estancia: ¿dónde alojarse?

Una vez seleccionado el destino, el alojamiento a elegir también depende de tus preferencias y del tiempo de estancia. Las opciones son amplias y variadas. Desde quedarte con una familia de acogida hasta compartir un piso con otras personas nativas o residir en el mismo lugar que estudias, todas son opciones para contactar con la cultura local.

Los hoteles ofrecen más privacidad y tranquilidad pero al mismo tiempo tienen la desventaja de resultar incómodos si la estancia se alarga. Si necesitas más espacio o si decides estar más tiempo, deberías considerar alojarte en una residencia particular, en una villa o lugares con las ventajas de un hotel y las ventajas de una familia de acogida.

3. Transporte desde el aeropuerto

En un viaje lingüístico debes tener en cuenta el viaje de ida y vuelta al aeropuerto y el transporte en el lugar de destino. Piensa cómo te desplazarás en tu lugar de aprendizaje. Averigua acerca de la posibilidad de caminar, ir en bici o usar el transporte público.

Infórmate con antelación de las posibilidades de transporte que tienes y de lo que buscas. En la Villa ofrecemos la combinación perfecta de naturaleza y cultura. De este modo, puedes disfrutar relajado de una vista frente al mar entre la naturaleza y tener unas vacaciones culturales al mismo tiempo.

4. ¿Cómo aprender el idioma?

Cuando viajamos, aprendemos casi sin esfuerzos y de forma práctica al estar expuestos a un nuevo lenguaje y envueltos en una nueva cultura. Al explorar lugares nuevos, ampliamos nuestra visión del mundo que nos rodea y abrimos nuestra mente.

Vivimos una nueva experiencia y como resultado aprendemos rápidamente y casi de forma inconsciente. Conocemos otras culturas y con ello su idioma, porque el lenguaje forma parte de la cultura.

5. Seguros a tener en cuenta

Antes de viajar hay que ser precavido y conocer qué tipos de seguros vamos a llevar con nosotros. Descubre los acuerdos que tu país tiene con el país al que vas a viajar. Algunos ofrecen cobertura médica, pero no todos.

El seguro médico depende de tu país de residencia y nacionalidad. Si no dispones de un seguro médico en tu lugar de destino, deberás tener en cuenta un seguro médico privado para cualquier eventualidad. Los seguros de viaje suelen cubrir no sólo los gastos médicos, si no también otra serie de gastos como accidente o robo.

6. Visados y requisitos legales

Los ciudadanos de la Unión Europea pueden viajar a otros países de Europa sin visados e incluso residir libremente por un determinado período de tiempo en esos países por el hecho de ser europeos. Pero no es lo mismo para los ciudadanos que no son europeos.

La Villa Lingüística te dará el apoyo informativo que necesites para obtener un visado en caso necesario. Es importante que la información definitiva que obtengas sea siempre la que proporciona tu consulado o embajada en España, ya que algunos países tienen requisitos de entrada como billetes de ida y vuelta o una prueba que indique que dispones de los medios económicos para tu estancia.